Maritza Ramírez Chaverra

Maritza Ramírez Chaverra, presidenta de la Junta de Acción Comunal de Aguas Claras, de Tumaco, departamento de Nariño, en Colombia, murió este jueves luego de haber sido fuertemente golpeada hace 10 días.

La Confederación Nacional de Acción Comunal fue atacada por asesinos a sueldo el pasado 14 de enero en el sector del Tigre de ese mismo corregimiento y luego trasladada hacia un hospital local.

Una versión dice que la última vez que la vieron fue cuando la abordaron varios hombres desconocidos, que después le habría propinαdo los fuertes golpes.

“Aquí en Tumaco han venido sucediendo muchas muertes de líderes sociales, eso nos tiene muy preocupados” señalóLuis Fernando Moreno, líder social en la región.

“Todos estamos amenazados, no sabemos de quién. El Gobierno hace caso omiso a las amenazas (…) -Maritza- denunció amenazas pero a nosotros no nos había dicho nada, no sabíamos de dónde venían las amenazas”, agregó.

Además de pertenecer a la organización social de la Acción Comunal, Ramírez Chaverra avanzaba en proyectos de sustitución de cultivos ilícitos para su comunidad.

La Confederación Nacional de Acción Comunal deploró el crimen que se suma a otros cuatro atentados y homicidios contra integrantes de esa organización en la que va de 2019.

El movimiento social colombiano exige una investigación ágil al fiscal general Néstor Humberto Martínez para dar con los autores intelectuales y materiales de los más de 300 homicidios de sus integrantes registrados en los últimos tres años.

Tanto Maritza como Luis Fernando hacen parte del Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de uso Ilícito (PENIS), cuyos debates han generado reacciones sobre falta de voces. “La sustitución de cultivos es eso, no una, dos, media o un cuarto de hectárea (…) han dejado por fuera a Voces del Pacífico”, dijo al respecto Moreno.

Además, señaló que este tema los ha mantenido preocupados pues, de hecho, él es uno de los que se encuentra en este programa Voces del Pacífico; considera que el Estado no ha tenido una reacción de importancia para contrarrestar el flagelo del asesinato de líderes sociales.

“La UNP no presta la seguridad que nos debe prestar, llevo desde 2017 con amenazas y aquí estoy (…) lo único que dan es el celular y un chaleco, estamos totalmente desprotegidos”, sentenció.

Luis Fernando Moreno explicó además que en la zona hay trece juntas de acción comunal y son los presidentes de esas juntas los que están amenazados, debido a la coyuntura de la sustitución de cultivos ilícitos.

La frase: “Ya estamos cansados, yo por lo menos estoy muy cansado”.

Finalmente, dijo sobre el asesinato de Maritza que no se sabe por qué sucedió, “pero las amenazas existen y el Gobierno no ha sido claro sobre la protección y seguridad”.

Activistas colombianos preparan un paro nacional para exigir respuestas oportunas al Gobierno de Iván Duque y que se detenga el asesinato sistemático de líderes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.